Prólogo, me he estresado pensando en definirme y hasta he puesto números, ahora no me estreses tu y dejame un comentario. por fa

1. Tengo 53 años, la edad de las madres de muchos de mis lectores.

2. He escrito un cuento en 100 tuits. y una declaración de intenciones.


3. Entre los antepasados de mis hijos hay guardias civiles y actores. Mi abuela me enseñó que una discapacidad no te incapacita para nada. También me enseñaron la importancia de cuidar los abuelos, e intento trasmitirlo a mis hijos.

4. Soy muy intolerante con los intolerantes. En realidad me divierten mucho.

5. Amo la ironía por encima de todas las cosas.

6. Nací cuando nadie de mi barrio tenía coche, ni televisión, ni lavadora

7. No sé cómo he podido vivir tantos años sin wasap, sin twitter…. Ahora no podría.


8. Soy ave nocturna. Madrugar es delito, seguro.


9. No soporto los grifos que gotean, y sigo pisando charcos.


10 soy alérgica al sol.


11. Si me apasionó la infancia de mis hijos, su adolescencia me fascina.


12. No sigo las modas, odio ir de compras, no entiendo de tendencias ni de glamour. Odio más todavía comprar zapatos, zapatillas, o cualquier otro invento similar.


13. No me da miedo ningún bicho más pequeño que un perro. Puedo pasarme horas viendo una araña tejer o a una hormiga portear comida. Y grito si alguien intenta matarlas.


14. Las gaviotas deben de ser gigantescas. La culpa es de Hitchcock y los pájaros y las avispas son drones molestos de algún enemigo, seguro..

15. El ruido me duele, físicamente.


16. Me gusta conducir por carreteras secundarias con arboles, despacio.


17. Mi familia es la mejor, incluidas suegras, cuñadas y demás familia extensa.


18. Vivo con la radio puesta, pero me estresan los programas deportivos.


19. Echo de menos a mucha gente, y les recuerdo a diario.


20. He decidido no volver a caer en ninguna depresión. Puedo llorar en cualquier sitio y en cualquier momento y volver a recuperar la sonrisa.


21. Procuro predicar con el ejemplo, y a veces soy muy mal ejemplo.


22. Me gustan las manualidades. Dibujo peor que un niño de dos años. Siempre tengo algo de punto de cruz empezado y viaja conmigo

23. Conocer a las personas que comparten mis redes sociales va camino de ser un vicio.

24. No miento a mis hijos, ni les escondo nada, incluidas malas noticias o mi wasap

25. Me molesta más decidir qué comer que hacerlo.

26. No me gusta la falta de luz ni el invierno.

27. Tengo fobia a la nieve y a los aviones.

28. Olvidaré las fobias si mis hijos emigran a Canadá.


29. En la próxima vida seré profe de guardería.


30. Me gusta la Zarzuela,de música me refiero, La música folk, las músicas andinas, Joaquín Sabina y casi todo lo que suena.


31. Hay en cosas que ya no me engañan.


32. encerraría en yn circuito de karts eterno a los que conducen con drogas o alcohol

33. Dejé de fumar hace 23 años y todavía me acuerdo.

34. El equipaje de las vacaciones me cabe en media maleta, lo primero que meto es una chaqueta, me gustaría viajar para conocer sitios, pero mis vacaciones son para descansar.

35. No me olvido las llaves ni el móvil.

36. Confío ciegamente en mis hijos. No me adjudico ningún merito al verlos tan íntegros.

37. Soy desordenada, así que no exijo orden a nadie.

38. Voy sola al médico, siempre, a lo que sea. Si señoresposo se descuida hubiera ido a parir sin él.

39. Tengo una rodilla de plástico, del caro y cicatrices en las dos manos, aprendí a funcionar con los codos.

40. No podría vivir sin hermanos, añoro las noches de parchís y risas de los 14 años.

41. Me gustan los bailes de pueblo, las discotecas no, nunca, no.

42. Publicar una sonrisa cada mañana me hace ponerme la mía en cuanto amanezco.

43. No sé despertarme y tirarme de la cama, mi cerebro y mi cuerpo tardan en activarse, a cambio nada ni nadie me quita el sueño.

44. Sé usar las palabras mágicas. Gracias, Por favor, Perdón, y las exijo a los demás.

45. Mi madre está convencida que nací sin memoria.

46. No proceso los tanatorios llenos de gente. No os pienso invitar a mi funeral, donaré el cuerpo a la ciencia, o que me dejen en cualquier sitio.

47. Volveré a Cádiz y me jubilaré junto al mar

48. Confío en mis estresadas y en mis lingos y no puedo vivir sin ellas.

49. Prohibiría los uniformes, los tatuajes, los pirsings y las motos, y que haya corruptos en el gobierno, y que los niños no sean felices, con todo lo que conlleva la felicidad.

50. No sé vivir sin señoresposo, ni sin sus tortillas

51. Espero ser una feliz ancianita de pelo blanco con muchos niños cerca a los que contar cuentos.

52. Me sé la teoría de muchas cosas, cambiar una rueda, tener paciencia infinita pero no he hecho las prácticas y a estas alturas…. Seguiré aprendiendo teoría.

53. Digo te quiero al menos tres veces todos los días.

Corolario. Soy desordenada, así que no busques orden en esto, eso sí, dejame tu comentario, 

La primera vez que la vi, su madre me estaba enseñando a decorar letras de cartón.
La parte técnica no tiene secretos para mi, bueno, unos pocos, pero no es difícil, pero soy un poco inútil para combinar colores y adornitos, y la letra era la M de María. No valia perder el glamour y las tendencias!!
Así que según llegó le pedí que me ayudara, que me estaba haciendo un lío.
Es que


¿El azul o el verde?
¿Pongo corazones o letras?
¿El borde así?

Me encanta que los niños me enseñen, y sinceramente, prefiero un poco menos de perfección y un poco más de arte infantil.
Así que S, que no me conocía de nada, se pringó las manos conmigo y me explicó que no hay que poner naranja con rojo ni pegotones de cola en las esquinas.

Tardamos más que el resto de las alumnas y nos reímos muuuucho más, tengo la impresión de que sigue pensando que no tengo remedio y que no voy a aprender nunca que las cosas no se sujetan solas en el aire, yo disfruté cada segundo que estuve con ella.

Cuando volví a verla, en su casa, su madre enseñó a María a hacer un árbol de Navidad y yo estuve convenciendo a unos reyes magos de papel de que me había portado bien y quería una bici.
Mientras nos volvíamos a llenar las manos de cola y ella convertía una caja de zapatos en un belén.

Dice su madre que es una niña especial.
Lo sé, especial y encantadora.

Que hay gente que no se da cuenta?
Peor para ellos.

Si hay algo que me preocupa es el ejemplo que doy a mis hijos con esto de las redes sociales.

Cuando te haces un perfil facebook y te lías, te lías y empiezas por conocer como a cincuenta ” locas” y a un par de “locos” en una noches de fiesta, vas a Barcelona, y cenas en casa de Leticia, una amiga a la que no conocías,  vas a Burgos, aunque ella diga que su pueblo no es de Burgos a comer con otra.

Invitas a dormir a Verónica, un bicho con la que has hablado sólo por twitter porque viene a la misma fiesta que tu….

Quedas a comerte una hamburguesa…

Bueno, que tampoco es que sea todos los días, porque desde que quedas, hasta que buscas tiempo y puedes…. pero en fin, vas conociendo gente mientras cuentas a tus hijos que tengan cuidado, que nunca se sabe quién hay al otro lado del ordenador, Y no sé, asusta un poco.

La primera vez que quedé con dos desconocidas ni siquiera teníamos wasap, y quedamos por una historia rara que nos había afectado a las tres.

María y Pablo estaban un poco asustados, 

Mamaaaa que no las conoces, que te pueden engañar!!

Bueno, pero he quedado en medio de un centro comercial lleno de gente, si no veo a la de la foto del facebook ni paramos.

No sé la de risas que echamos aquella tarde, pero hace ya un par de años y nunca lo podré olvidar.

Y no ha sido la única vez que nos hemos reído juntas.

Y conocieron a mis hijos y yo a los suyos.

Ahora, si me dicen ven, corro.

He conocido a personas con las que río a diario, otras han pasado un poco de lejos, y algunas se han vuelto tan importantes que son las primeras en enterarse de que me he roto una uña, o de que he discutido con la vecina.

Yo, a mi edad, digamos que soy difícil de engañar, pero ¿eso es buen ejemplo?

image

A mi me ha enseñado Pablo cómo se usa twitter, me ha instalado el wasap, y me ayuda como cien mil veces a deshacer los entuertos que organizo por meterme a farolera con el html y esas cosas que sólo entienden mentes digitales privilegiadas.

María cotillea mis fotos o mis conversaciones cada cuando le apetece, por que no me gusta tener secretos con ellos, y por que dejarles me da cierto poder para hacerlo con las suyas, no se me ocurre, pero digamos que me reservo el derecho a hacerlo.

Por eso tengo mucho cuidado de no escribir nada que no puedan leer, no critico a sus profesores, a señoresposo, a mi suegra, no, tampoco tengo motivos, no penséis mal.
Y si necesito pedir consejo por algún enfado de esos que tenemos todos, elijo muy bien las palabras, para que si un día lo leen puedan entender que necesitaba contarlo, pero no despotricar contra nadie. 

Un día Pablo me dice que va a conocer a un grupo de blogueros….

¿quéeeeeee? va a ser que noooooo

Y tu?? si has hecho lo mismo!!

Yoooooo??????

y dónde has quedado y a qué hora y con quién?

En la feria del libro, mamá, en medio de la feria del libro, a media tarde, con cincuenta más.

Y claro que va, y quedan de vez en cuando, unas veces con muchos, otras con pocos….

Y por supuesto que fué.

La verdad es que asusta, casi tanto como verles crecer.

Cuando María tuvo móvil, y wasap y….

Pufff, que Pablo me enseñó, pero me toca enseñar a María lo que se puede hacer, lo que no, lo que se puede encontrar, lo que no debe buscar, pero a veces no es suficiente, por que este idioma nuestro abarca tantos sitios que hay palabras que aquí tienes un significado inocente y en la otra punta del planeta no.

Escribe mamita en google, que aquí te lo llaman en plan “anda mamita, dame dinero que me voy al cine” y allí…. como dice mi madre, “señoritas amables”

O dónde buscar información para un trabajo del colegio, hay fuentes fiables, y “gente que se lo pasa muy bien”

Cuando antes se enfadaban en el parque, al día siguiente estaba olvidado, pero si ahora lo publican, dejan constancia de ello, y será más difícil que no se acuerden ¿no?


Y mientras uno publica “fulanito ha hecho….” los demás opinan, a veces no muy acertadamente, y no se dan cuenta de que al escribir, no se les ve la cara, no saben si están serios o muertos de risa cuando dicen cualquier cosa,

Y encima añaden foto del momento.

Tienen que ser conscientes de que todo lo que suben a internet, o incluso lo que mandan por wasap deja de ser privado, que si, que si la cosa pasa a mayores puedes denunciar, pero no es lo mejor para ellos, me parece a mi. Ni siempre son cosas denunciables, pero te hacen polvo un tiempo.

Pones fotos de tus hijos, controlas las que pones y quién las ve, pero no sé si eso es dar pié a que ellos lo hagan, y a veces no tienen cuidado, hay muchisimasmil fotos de niños y adolescentes y todas son parecidas, digamos que es difícil que alguien extraño coja la foto y haga un montaje como sea, pero ¿y si lo hacen sus conocidos? 

Qué pasa si un amigo coge esa foto que ha mandado tu hijo sacando la lengua ( por ponerlo fácil) a un grupo wasap y la pasea por todo el colegio diciendo que hablaban del profe de mates?

¿Y te has planteado si las que subes ahora les gustarán cuando tengan perfil facebook?

Nadie puede parar esto de las redes sociales ya, y nosotras nos vamos quedando atrás mientras ellos las dominan, y como en todo, enseñarles es cosa nuestra.
Dale la mano para cruzar, la carretera, y las vías virtuales, sientate con él, con ella y explicale y si puedes hacerlo a los dos años, mejor que a los cuatro.
Les dejas jugar y manejar tu móvil o la tablet donde ve los dibujos, pero antes de que te des cuenta habrán encontrado la manera de abrir esta caja de Pandora que tenemos entre manos, y entonces tenemos que estar ahí preparados.

Cuando Pablo era pequeño decidí que era una buena idea “premiarle” una vez a la semana con algo que le gustase, 
Los motivos… bueno, da igual, unas veces llegaba el regalo, y luego buscaba el motivo, o lo buscaba él, otras veces aprovechaba cualquier cosa para decir “eso se merece un regalo”.

image

En el colegio me dijeron que siempre era útil que los niños aprendieran en casa algo diferente de lo que les enseñan allí, pero sobre todo algo que les gustara, 
Diferente, por que si tu les enseñas lo del curso siguiente, cuando les toca, se aburren, y les cuesta más “portarse bien” y hacer ejercicios de una cosa tan fácil que ellos ya sabían.

Que les guste, porque si no…. 

Y si puedes jugar o leer con tu peque ya es la caña.

Así yo junté las cosas y Pablo aprendió un montón sobre la colección del momento. 

Ahora sale una de dinosaurios que hasta me dan ganas de empezarla, 

image

Libro y dos dinosaurios, cada semana, y algún extra!!

Planeta DeAgostini hace las cosas así de bien

Mira la presentación, y descárgate el fascículo 0

pincha aquí.

Entonces ¿qué? quieres verla? pues deja un comentario, que puedes ganar dos entregas de la colección. 


Con lo bien que quedan los dinosaurios en las piernas de tu niño o en tu bolso!!

image

El sorteo empieza hoy y cerramos el viernes que viene. Eso si, para España solo, a ver si hay suerte y podemos ampliarlo el año que viene.

No sueño con un hijo premio nobel ni una hija que acabe con la crisis. Sueño con que sean felices

Somos madres, somos padres. No seleccionadores de fútbol

Ser madre es como ser seleccionador de fútbol, todo el mundo tiene derecho a opinar sin que preguntes, todo el mundo lo haría mejor que tu. 

Y cuando veamos el resultado final, seguiremos diciendo que yo lo haría mejor.

Por que madres de campeones del mundo hay pocas, las demás somos del montón, cada una además de un montón diferente, y aunque queramos lo mejor para nuestra selección, no siempre tenemos el mejor campo ni los mejores jugadores, y a veces lo único que buscamos es que al final del partido nos lo hayamos pasado bien y nos inviten a una cerveza.

Hay madres que colechan para dormir, y otras que no colechan para dormir también, incluso las hay que han colechado con un hijo y con otro no.

Hay madres que disfrutan el parque mientras leen un libro, mientras comentan con otras madres o mientras bajan como locas por toboganes, y otras que piensan que el parque es un invento infernal y que pasan hasta sin mirar.

Hay madres que crían con apego, otras que se pegan a sus hijos con amor y no saben qué es el apego, pero que no pegan, y otras necesitan su espacio aunque sean cinco minutos al día para desconectar y volver a la portería.

Hay madres que un día persiguieron a sus hijos con una zapatilla por el pasillo porque ese día todo iba mal y ya no podían más, y luego se tiraron a la cama a llorar, y otras que juegan a la zapatilla por detrás tristras. (no leas pegar, no lo he puesto)

Madres que antes de serlo habían cuidado hermanos pequeños, sobrinos, vecinos, y otras que nunca habían tenido un bebé cerca.

Hay madres que cosen como nadie, hacen los mejores pasteles, cuentan los mejores cuentos, saben peinar esos pelos imposibles. y otras que llaman a la abuela a ver si tiene las croquetas preparadas

Hay madres que prefieren la guardería a los cuatro meses, madres que que no encuentran otra manera para  poder  trabajar y otras que se quedan en casa (elegido o no)

hay madres que se van al cine una noche y dejan a los hijos con padres, abuelos o canguros y otras que se saben todos los canales infantiles.

Hay madres que educan en casa, y otras que no pudieron estudiar.
Madres que enseñan a sus hijos a coger setas y otras que vamos al campo y nos estresamos pensando en el lobo feroz

Hay madres que insisten en que los niños coman fruta y otras que ni la compran.

Hay madres que les dejan comer chuches todos los días, todas las semanas o una vez al año, y poco

Hay madres que acuestan a sus hijos a las ocho en invierno y en verano, y otras que les dejan levantarse a la hora de comer. ( son las 14.11, vacaciones y mi hija acaba de amanecer)

Madres que mandan a los hijos a otros países a aprender idiomas a los doce años y madres que lloran cuando les ven emigrar  a los veinte. Y madres que emigran 

Madres que preparan los viajes como si fueran mudanzas y otras capaces de olvidarse el chupete en la primera gasolinera.

Madres de lactancia materna, artificial, o mezclan las dos.

Madres que hacen caso a la abuela, al médico, a la vecina, a san google, 

Madres que juegan al fútbol,  a las muñecas, madres que les dejan jugar solos.

Madres con blog  madres que no tienen internet

(sustituye  MADRE por PADRE  las veces que consideres oportuno. la única diferencia es la ropa interior que gastan)

Tener  hijos es fácil, cuidar hijos no.

 y Nunca lo ha sido, pero ser madre, ser padre significa querer lo mejor para tus hijos, tus hijas. y cada uno tiene su camino y va escribiendo sus instrucciones como puede.


Llorar si están malos y te tienes que pasar la noche con el termómetro en la mano, reírte con ellos y sus ocurriencias, llorar cuando ves sus primeros pasos y cuando aprueban selectividad, o cuando suspenden, reír cuando les ves rebozados en helado de chocolate, abrazarles cuando te cuentan el primer desengaño amoroso, o cuando lo sospechas sin que te lo hayan dicho, darles la mano hasta que aprenden a cruzar, morirte de miedo la primera tarde que salen solos con los amigos, temblar la primera vez que te piden dinero para ir al centro comercial, y mucho más cuando se van a Londres con los amigos.

No sueño con un hijo premio nobel  o una hija que descubra la salida de la crisis, sueño con que sean felices y vuelen solos, sabiendo que si un día sus alas necesitan una cura estaremos su padre y yo para ayudarles a volar otra vez. 

Donde quieran. 

la foto se la he quitado a Jimenas Dolls, que nos hace dibujos y abanicos y tazas y cuadernos y……

Empiezo por decir que no soy médico, ni nada parecido y que no acepto consejos médicos de nadie que no tenga un título así de grande en su despacho.

Así que yo te cuento mi experiencia y luego si eso vas al médico y le consultas ¿vale?

Hace casi cinco años empecé a sentirme exactamente agotada, tanto que levantarme de la cama por la mañana ya me suponía un gran esfuerzo, cruzar cualquier calle un deporte de riesgo, andaba tan despacio que siempre se cambiaba el semáforo y si tenía que comprar dos cosas al menos una se me olvidaba.
En cuanto podía me iba a la cama, y yo, que soy una marmota tenía problemas para dormir.
Me sentía totalmente vulnerable e indefensa, estaba convencida de que si me atracaba un niño de dos años podría conmigo.

Mi plan perfecto de un finde… Pasar de la cama al sillón y del sillón a la cama.

Seguro que había más síntomas, pero no los recuerdo, no me dolía nada, ni tenía fiebre.
Y como tenía esos estreses que tenemos todos, trabajo, niños, casa…. Pues con sobrevivir había bastante.

Un día se me ocurrió ir al medico y un simple análisis de sangre dió con el problema.

No tenía hierro.

La menopausia atacaba y no todas las veces desaparece la regla y ya, a veces es al revés y se hacen más abundantes.

Unas inyecciones, o transfusiones, por lo que duraban, y unas latas de mejillones después y volví a ser persona.

Ahora vuelvo a estar debajo de los limites razonables y de los otros, pero ya reconozco los síntomas, hasta saber los resultados del análisis cambio las ganas de chocolate por mejillones, por toneladas, hay muchos más alimentos que lo contienen, espinacas, nueces, y jamón serrano, ese que te quitan en el embarazo.

Jamás hubiera supuesto que los tornillos estuvieran fabricados con un material tan importante.

Esta mañana me he encontrado con dos situaciones estresantes, de esas que te hacen pensar lo difícil que es ser un niño bueno.


J. Cinco años. Sentado con su familia, tíos y primos en la terraza del bar.
En la mesa de al lado otra familia, abuela incluida, una señora de cerca de ochenta años a la que he estado saludando.
Cuando me paro a saludar a la prima de J. oigo a su madre…
Mira, ves esa señora de pelo blanco que está ahí sentada?
Pues es amiga de tu abuela y te quiere mucho, vete a darle un beso.
Por supuesto J. como el que oye llover.
Mira J. se llama Inés, el año pasado estuviste hablando con ella, es amiga de la abuela, tienes que ir a verla, le dices quien eres y le das un abrazo y un beso.

J. se ha quedado sin refresco y la señora sin beso.

O. Llega a la mesa de su madre enfadada.
Mamaaaa mi hermana y sus amigas (O tiene cuatro años, la hermana siete)
Anda O. vete a jugar
Mamaaa que ellas tienen las cartas y no me dejan ninguna!!.
Pero no ves que estoy hablando?
Vete a jugar!!

O. me conoce, le he pedido que me lo contara, me ha estado contando que no la dejaban ninguna carta, que no se acordaba de ninguna amiga del cole, bueno, de Marina, que es muy trasto, que las mariquitas tienen siete puntos negros….

En fin, a veces las madres pensamos poco.

Os dejo la foto en Instagram @madrestresada.