MariA, MariBe y MariCe se conocieron en la puerta del colegio de sus hijas, Como las niñas salían siempre juntas e insistían en ir al parque juntas, las tres Maris acabaron sentándose juntas.
Primero en el parque y luego delante de una cerveza.
En esos tiempos que no había redes sociales para avisar de llego tarde, aprendieron a turnarse.
Cuando MariCe salía tarde del trabajo sabía que MariA estaría en la puerta y se haría cargo de MiniCe y de su hermana mayor.


MariBe llevaba la merienda de todas y agua de sobra. Y si llovía se las llevaba a casa a jugar.

Cuando empezaron primaria funcionaban las tres sincronizadas.

MariA estaba siempre enterada de qué deberes había que hacer y cuándo tocaba gimnasia. Y se ocupaba de informar a las otras dos de que no se olvidaran la flauta.

MariCe lleva a las niñas de compras o al cumpleaños de cualquiera cuando hace falta.

MariBe es la encargada de las manualidades y de la cartulina o el libro que recuerdan a última hora.

Tenemos cena de trabajo. Vale, que duerman aquí.

Las he apuntado a ingles al lado de mi casa.

No las dejéis a comer en junio en el colegio que llego a tiempo. 

Una Mari es más seria, otra más loca y la otra más friki.

Los maridos de las tres trabajan hasta tarde, se encargan de las barbacoas, o de hacer la cena si llegan a tiempo, O de cualquier cosa los fines de semana, y los hermanos mayores se van haciendo a la idea de que viven en una especie de comuna intermitente, y se apuntan a lo que les interesa.

Ahora, cuando las hijas tienen casi 15 años, han celebrado el principio de curso y se han enterado de que son muy malas madres.


MiniA… eres muy pesada, mamá, te sabes el libro mejor que yo, me lo preguntas cien veces y estoy harta de que no me dejes hacer los deberes sola.

MariA… no te atosigo, sólo quiero ayudarte.
MiniA… pues ya me las apaño sola, que soy lista.

MiniBe… mamá, si es que no te ocupas nunca de nada, te tengo que decir cuarenta veces que tengo examen para que me preguntes qué tal me ha salido.

MariBe… pero si lo hago para no atosigarte, y que te hagas responsable tu.
MiniBe… ya, lo haces porque siempre andas despistada, no disimules.

MiniCe… mamá, es que no te ocupas de mi ni un poquito…
MaríCe  ha retomado los estudios abandonados hace mil años, ahora trabaja, estudia, y busca tiempo para estar en casa, su marido ha bajado un poco el ritmo de trabajo para que ella haga lo que le gusta, con la carrera acabada podrá ascender en la empresa y tener más tiempo para las hijas, o para seguir estudiando.

MariCe….Al fin y al cabo, lo que busco es ganar un poco más y en un trabajo que me guste más para que al llegar las vacaciones nos podamos ir unos días más, y yo creo que a mis hijas les sirve de ejemplo ver que en esta casa se estudia, barre el que puede y ya con 14 y 19 años no hay porqué estar constantemente si saben la manera de localizarnos y que lleguemos en diez minutos donde haga falta a por ellas.

Y si no… siempre están MariA y MariBe dispuestas a daros de comer o sacar la cama nido.

Después de la bronca conjunta las tres miraron al infinito y se sirvieron el penúltimo GT mientras los maridos recogían los platos.

Puff, de verdad que a veces me doy miedo, 

Por hacerme la foto, por atreverme a hacerla pública.

Y por meterme en estos berengenales.

image



Hace unos días me propusieron una entrevista desde uno de los blogs que sigo desde hace más tiempo.

PEQUES Y MÁS, 

Y claro, ¿cómo iba a negarme? Si esas cosas me hacen sentir importante, tanto, que como decía hoy por las redes sociales que cualquier día exijo tratamiento de usted y empiezo a ensayar el saludo de los reyes.

Menos mal que tengo una familia que me mira con ojos de “mamá, no te emociones” y un grupo de amigas 2.0 que me devuelven a la tierra.

Así que después de contaros 53 cosas sobre mi me aventuro por otros blogs.

En fin,

Aqui 

os dejo el enlace a la entrevista, y la foto.

Mil gracias Macarena.

Hace un par de días en un centro comercial un padre tiraba de sus hijos, el peque unos dos años y la niña alrededor de seis.

Vamos, Lucía.

Pero Lucía lloraba en plan pataleta desesperada sin querer avanzar.
Se acercó una señora… Pero Lucía qué te pasa?
Que me da miedo el ascensor!!
Pero por qué? si en el ascensor no hay monstruos!
Me da miedo!!
Y el padre insistía… vamos Lucía.
La señora le miró con cara de “o te callas o cobras”
¿qué te da miedo? Mira, los ascensores son muy seguros, y yo le explico a tu padre lo que tiene que hacer si el ascensor no abre la puerta.
La señora miró al padre…. 

Tu empujas fuerte y abres la puerta, luego metes la mano aquí y le das a la palanca y ya se mueve.
Y el padre… Vamos Lucía.
Yo, que entiendo mucho de fobias, (por las mías, digo) reconocí los síntomas en la niña.
Señora, si tu subes conmigo no me va a dar miedo.
Pero Lucía, si va tu padre, que es más alto y más fuerte.
El padre, a estas alturas no sabía si agarrar a la hija de la coleta o sacudir a la señora y meterla dentro del ascensor.
Sube conmigo, por favor…
Vamos, entra, Lucía, que no va a pasar nada.
El padre cogió a Lucía de la mano, tiró de ella y entró camino del ataque de histeria en el ascensor.
Un poco más de paciencia y Lucía hubiera superado el miedo, así… no le arriendo la ganancia.

No, no hay fórmulas mágicas para que nuestros hijos tengan matrícula de honor en todo y sean premios nobel, pero sí hay maneras de que todo sea más fácil.

Lo que importa no es que sea la mejor nota de la clase, si no que sea la mejor nota que pueda sacar. Y que sea feliz aprendiendo.

Durante primaria y los dos primeros cursos de la Eso, a efectos académicos da igual un cinco que un diez, pasas de curso, y punto, en tercero y cuarto, los que tengan ganas y pasen de notable pueden presentarse a los premios de la ESO, al menos en Madrid era interesante, para los que querían.

Y en Bachillerato…. bueno, con la nueva ley no sé cómo lo piensan hacer, pero ahora es un 60% de la nota de selectividad, y te puede cerrar algunas puertas. 

Por eso hay que empezar de pequeños y conseguir que sean los mas listos de su pueblo,  Los más felices de su pueblo.

Confía en el profesorado, Si tienes cualquier problema con ellos, no hagas partícipe a tu niño, vete a hablar y lo aclaras, los profesores no tienen manía a ningún niño, si algo no te parece bien, seguro que se puede solucionar desde el respeto.

Mira, hay una profesora en el colegio de mis hijos a la que admiro profundamente.
Yo soy de las que voy a hablar si puedo, el primer día, las alergias de Pablo ya no, pero me estresaban y mucho, y con María…. pues ya las rutinas están establecidas.

Cuando fuí a verla, le conté que Pablo que iba a cumplir los 8 años, era muy listo, pero que a veces no se integraba y que lo de hacer los deberes podía llegar a ser un problema.
Y me dijo… Los deberes son una cosa entre tu hijo y yo, ¿tu crees que los puede hacer solo? Pues si te pide ayuda, le ayudas, y si no, que los haga solo, o los deje por hacer, yo se los pongo, yo se los corrijo, y yo le castigo o le premio.
la verdad es que me extrañó, pero por probar….  Ni un día tuve que decirle que los hiciera, a veces le tenía que echar una mano, pero nada más.
Mi asombro llegó cuando me enteré al siguiente año que a la hija de una amiga le dijo que se tenía que sentar con la niña todos los días a hacer los deberes, Yo pensaba que era general lo de no ayudarles y no, cada niño es un mundo y cada uno necesita un método diferente.
Y esta profesora se los sabe todos. Y los demás supongo que también.

Odio los deberes tanto como los uniformes, pero eso es otro tema.

Prohibido estresarse por los exámenes, del todo, cuando más relajados vayan, mejor les saldrán, ¿cuándo empiezan a hacerlos en 1º? 3º?  da igual, no les preguntes la lección el día anterior si no lo haces habitualmente, no hagas ningún extraordinario porque al día siguiente haya examen de mates, no, nunca, tiempo tendrán de tener que quedarse en casa para estudiar en la universidad. Si le das importancia al día de antes sentirán que ese día hay que estudiar y los anteriores importan menos.
Tampoco vale preguntarles después ¿qué tal te ha salido? como si fuera el único punto del orden del día, si te lo cuenta bien, y si no, pregunta qué tal le ha ido en el recreo.
Tampoco le des demasiada importancia a la nota, si hace falta, pregunta al profesor al día siguiente.

Prohibido castigarles sin fútbol, gimnasia, o cualquier otra actividad. ¿qué ganas con hacerlo?  si el rato que está en extraescolares te puedes ir a tomar un café con las amigas!!
No creo yo que un niño-a que disfrute mucho con algo mejore si se lo quitas, si consideras que hay que castigarle por malas notas, o mal comportamiento, recurre a castigos positivos, Una profesora nos decía que mejor castigarles a limpiarnos los cristales, por ejemplo.

Hazles responsables de sus cosas. esta moda nueva de marcar todo lo que se llevan, estresa, tienen que cuidar sus cosas, pero tanta posesión cuando hay que enseñarles a compartir…. no acabo yo de entenderlo. Deben saber cuál son sus pinturas, y se trae las de otro…. pero si son iguales, que se la cambie al día siguiente.
También deben ser responsables de sus deberes, de lo que necesitan al día siguiente, de si les toca chandal o no. O de si les han pedido que lleven una flor o un vasito de yogur para una manualidad, si se lo ponemos demasiado fácil, nos va a tocar estar pendientes hasta en el Erasmus. No significa despreocuparnos del todo… pero deben de entender que es su deber, y no el nuestro.

Déjale decidir sus amigos, no critiques a ninguno, él los conoce mejor que tu, si alguno no te parece bien, habla con el profesor y pregunta, y si consideras que fulanito no es buena compañía busca sitios o ratos donde pueda jugar con otros niños.

Los grupos wasap los carga el diablo. Los de madres y padres, me refiero.
Me aterran, de verdad, y eso que me libro, por que a la edad de mis hijos ya los grupos los hacen ellos, pero me suenan a conspiración en contra de los niños y los profesores.
Están muy bien si se dejan para temas importantes o para quedar para tomar café, pero si se discuten que si tu niño es más guapo, que le ha dicho al mio, que en el recreo… Incluso si se utilizan para ver qué deberes hay y que el despistado se entere… No sé, pero si los niños se enteran de que los grupos existen no creo que a los ocho años tarden en darse una vuelta por el móvil con la excusa de ver las fotos y se lo lean enterito. Al menos yo lo haría. y si alguien decide quedarse fuera del grupo??

Si tienes más de un hijo No compares las notas, ni las mires a la vez, ni las mires. Yo decidí que sólo me importaban las observaciones del profesor, cuando uno tiene todo sobresalientes y al otro le cuesta más, o cuando uno suspende y el otro no….
Lo que si hago es comparar un trimestre con el siguiente, no me importa la nota, pero sí que haya mejorado, y eso en esta casa se premia, a veces el premio es un ordenador, que ya tocaba, otras un par de besos o una hamburguesa para cenar.

Hay mil cosas que pueden aprender en casa mientras te ayudan o mientras juegan, a pesar cantidades, a contar  pinzas de la ropa mientras te ayuda a tender, la física del agua en la bañera, a utilizar correctamente el lenguaje, geografía en el GPS, poesía en libros infantiles….

Lo importante no son las calificaciones, si no las ganas de aprender. Yo prefiero un hijo feliz a un hijo premio nobel estresado. ¿y tu?

Prólogo, me he estresado pensando en definirme y hasta he puesto números, ahora no me estreses tu y dejame un comentario. por fa

1. Tengo 53 años, la edad de las madres de muchos de mis lectores.

2. He escrito un cuento en 100 tuits. y una declaración de intenciones.


3. Entre los antepasados de mis hijos hay guardias civiles y actores. Mi abuela me enseñó que una discapacidad no te incapacita para nada. También me enseñaron la importancia de cuidar los abuelos, e intento trasmitirlo a mis hijos.

4. Soy muy intolerante con los intolerantes. En realidad me divierten mucho.

5. Amo la ironía por encima de todas las cosas.

6. Nací cuando nadie de mi barrio tenía coche, ni televisión, ni lavadora

7. No sé cómo he podido vivir tantos años sin wasap, sin twitter…. Ahora no podría.


8. Soy ave nocturna. Madrugar es delito, seguro.


9. No soporto los grifos que gotean, y sigo pisando charcos.


10 soy alérgica al sol.


11. Si me apasionó la infancia de mis hijos, su adolescencia me fascina.


12. No sigo las modas, odio ir de compras, no entiendo de tendencias ni de glamour. Odio más todavía comprar zapatos, zapatillas, o cualquier otro invento similar.


13. No me da miedo ningún bicho más pequeño que un perro. Puedo pasarme horas viendo una araña tejer o a una hormiga portear comida. Y grito si alguien intenta matarlas.


14. Las gaviotas deben de ser gigantescas. La culpa es de Hitchcock y los pájaros y las avispas son drones molestos de algún enemigo, seguro..

15. El ruido me duele, físicamente.


16. Me gusta conducir por carreteras secundarias con arboles, despacio.


17. Mi familia es la mejor, incluidas suegras, cuñadas y demás familia extensa.


18. Vivo con la radio puesta, pero me estresan los programas deportivos.


19. Echo de menos a mucha gente, y les recuerdo a diario.


20. He decidido no volver a caer en ninguna depresión. Puedo llorar en cualquier sitio y en cualquier momento y volver a recuperar la sonrisa.


21. Procuro predicar con el ejemplo, y a veces soy muy mal ejemplo.


22. Me gustan las manualidades. Dibujo peor que un niño de dos años. Siempre tengo algo de punto de cruz empezado y viaja conmigo

23. Conocer a las personas que comparten mis redes sociales va camino de ser un vicio.

24. No miento a mis hijos, ni les escondo nada, incluidas malas noticias o mi wasap

25. Me molesta más decidir qué comer que hacerlo.

26. No me gusta la falta de luz ni el invierno.

27. Tengo fobia a la nieve y a los aviones.

28. Olvidaré las fobias si mis hijos emigran a Canadá.


29. En la próxima vida seré profe de guardería.


30. Me gusta la Zarzuela,de música me refiero, La música folk, las músicas andinas, Joaquín Sabina y casi todo lo que suena.


31. Hay en cosas que ya no me engañan.


32. encerraría en yn circuito de karts eterno a los que conducen con drogas o alcohol

33. Dejé de fumar hace 23 años y todavía me acuerdo.

34. El equipaje de las vacaciones me cabe en media maleta, lo primero que meto es una chaqueta, me gustaría viajar para conocer sitios, pero mis vacaciones son para descansar.

35. No me olvido las llaves ni el móvil.

36. Confío ciegamente en mis hijos. No me adjudico ningún merito al verlos tan íntegros.

37. Soy desordenada, así que no exijo orden a nadie.

38. Voy sola al médico, siempre, a lo que sea. Si señoresposo se descuida hubiera ido a parir sin él.

39. Tengo una rodilla de plástico, del caro y cicatrices en las dos manos, aprendí a funcionar con los codos.

40. No podría vivir sin hermanos, añoro las noches de parchís y risas de los 14 años.

41. Me gustan los bailes de pueblo, las discotecas no, nunca, no.

42. Publicar una sonrisa cada mañana me hace ponerme la mía en cuanto amanezco.

43. No sé despertarme y tirarme de la cama, mi cerebro y mi cuerpo tardan en activarse, a cambio nada ni nadie me quita el sueño.

44. Sé usar las palabras mágicas. Gracias, Por favor, Perdón, y las exijo a los demás.

45. Mi madre está convencida que nací sin memoria.

46. No proceso los tanatorios llenos de gente. No os pienso invitar a mi funeral, donaré el cuerpo a la ciencia, o que me dejen en cualquier sitio.

47. Volveré a Cádiz y me jubilaré junto al mar

48. Confío en mis estresadas y en mis lingos y no puedo vivir sin ellas.

49. Prohibiría los uniformes, los tatuajes, los pirsings y las motos, y que haya corruptos en el gobierno, y que los niños no sean felices, con todo lo que conlleva la felicidad.

50. No sé vivir sin señoresposo, ni sin sus tortillas

51. Espero ser una feliz ancianita de pelo blanco con muchos niños cerca a los que contar cuentos.

52. Me sé la teoría de muchas cosas, cambiar una rueda, tener paciencia infinita pero no he hecho las prácticas y a estas alturas…. Seguiré aprendiendo teoría.

53. Digo te quiero al menos tres veces todos los días.

Corolario. Soy desordenada, así que no busques orden en esto, eso sí, dejame tu comentario, 

La primera vez que la vi, su madre me estaba enseñando a decorar letras de cartón.
La parte técnica no tiene secretos para mi, bueno, unos pocos, pero no es difícil, pero soy un poco inútil para combinar colores y adornitos, y la letra era la M de María. No valia perder el glamour y las tendencias!!
Así que según llegó le pedí que me ayudara, que me estaba haciendo un lío.
Es que


¿El azul o el verde?
¿Pongo corazones o letras?
¿El borde así?

Me encanta que los niños me enseñen, y sinceramente, prefiero un poco menos de perfección y un poco más de arte infantil.
Así que S, que no me conocía de nada, se pringó las manos conmigo y me explicó que no hay que poner naranja con rojo ni pegotones de cola en las esquinas.

Tardamos más que el resto de las alumnas y nos reímos muuuucho más, tengo la impresión de que sigue pensando que no tengo remedio y que no voy a aprender nunca que las cosas no se sujetan solas en el aire, yo disfruté cada segundo que estuve con ella.

Cuando volví a verla, en su casa, su madre enseñó a María a hacer un árbol de Navidad y yo estuve convenciendo a unos reyes magos de papel de que me había portado bien y quería una bici.
Mientras nos volvíamos a llenar las manos de cola y ella convertía una caja de zapatos en un belén.

Dice su madre que es una niña especial.
Lo sé, especial y encantadora.

Que hay gente que no se da cuenta?
Peor para ellos.

Si hay algo que me preocupa es el ejemplo que doy a mis hijos con esto de las redes sociales.

Cuando te haces un perfil facebook y te lías, te lías y empiezas por conocer como a cincuenta ” locas” y a un par de “locos” en una noches de fiesta, vas a Barcelona, y cenas en casa de Leticia, una amiga a la que no conocías,  vas a Burgos, aunque ella diga que su pueblo no es de Burgos a comer con otra.

Invitas a dormir a Verónica, un bicho con la que has hablado sólo por twitter porque viene a la misma fiesta que tu….

Quedas a comerte una hamburguesa…

Bueno, que tampoco es que sea todos los días, porque desde que quedas, hasta que buscas tiempo y puedes…. pero en fin, vas conociendo gente mientras cuentas a tus hijos que tengan cuidado, que nunca se sabe quién hay al otro lado del ordenador, Y no sé, asusta un poco.

La primera vez que quedé con dos desconocidas ni siquiera teníamos wasap, y quedamos por una historia rara que nos había afectado a las tres.

María y Pablo estaban un poco asustados, 

Mamaaaa que no las conoces, que te pueden engañar!!

Bueno, pero he quedado en medio de un centro comercial lleno de gente, si no veo a la de la foto del facebook ni paramos.

No sé la de risas que echamos aquella tarde, pero hace ya un par de años y nunca lo podré olvidar.

Y no ha sido la única vez que nos hemos reído juntas.

Y conocieron a mis hijos y yo a los suyos.

Ahora, si me dicen ven, corro.

He conocido a personas con las que río a diario, otras han pasado un poco de lejos, y algunas se han vuelto tan importantes que son las primeras en enterarse de que me he roto una uña, o de que he discutido con la vecina.

Yo, a mi edad, digamos que soy difícil de engañar, pero ¿eso es buen ejemplo?

image

A mi me ha enseñado Pablo cómo se usa twitter, me ha instalado el wasap, y me ayuda como cien mil veces a deshacer los entuertos que organizo por meterme a farolera con el html y esas cosas que sólo entienden mentes digitales privilegiadas.

María cotillea mis fotos o mis conversaciones cada cuando le apetece, por que no me gusta tener secretos con ellos, y por que dejarles me da cierto poder para hacerlo con las suyas, no se me ocurre, pero digamos que me reservo el derecho a hacerlo.

Por eso tengo mucho cuidado de no escribir nada que no puedan leer, no critico a sus profesores, a señoresposo, a mi suegra, no, tampoco tengo motivos, no penséis mal.
Y si necesito pedir consejo por algún enfado de esos que tenemos todos, elijo muy bien las palabras, para que si un día lo leen puedan entender que necesitaba contarlo, pero no despotricar contra nadie. 

Un día Pablo me dice que va a conocer a un grupo de blogueros….

¿quéeeeeee? va a ser que noooooo

Y tu?? si has hecho lo mismo!!

Yoooooo??????

y dónde has quedado y a qué hora y con quién?

En la feria del libro, mamá, en medio de la feria del libro, a media tarde, con cincuenta más.

Y claro que va, y quedan de vez en cuando, unas veces con muchos, otras con pocos….

Y por supuesto que fué.

La verdad es que asusta, casi tanto como verles crecer.

Cuando María tuvo móvil, y wasap y….

Pufff, que Pablo me enseñó, pero me toca enseñar a María lo que se puede hacer, lo que no, lo que se puede encontrar, lo que no debe buscar, pero a veces no es suficiente, por que este idioma nuestro abarca tantos sitios que hay palabras que aquí tienes un significado inocente y en la otra punta del planeta no.

Escribe mamita en google, que aquí te lo llaman en plan “anda mamita, dame dinero que me voy al cine” y allí…. como dice mi madre, “señoritas amables”

O dónde buscar información para un trabajo del colegio, hay fuentes fiables, y “gente que se lo pasa muy bien”

Cuando antes se enfadaban en el parque, al día siguiente estaba olvidado, pero si ahora lo publican, dejan constancia de ello, y será más difícil que no se acuerden ¿no?


Y mientras uno publica “fulanito ha hecho….” los demás opinan, a veces no muy acertadamente, y no se dan cuenta de que al escribir, no se les ve la cara, no saben si están serios o muertos de risa cuando dicen cualquier cosa,

Y encima añaden foto del momento.

Tienen que ser conscientes de que todo lo que suben a internet, o incluso lo que mandan por wasap deja de ser privado, que si, que si la cosa pasa a mayores puedes denunciar, pero no es lo mejor para ellos, me parece a mi. Ni siempre son cosas denunciables, pero te hacen polvo un tiempo.

Pones fotos de tus hijos, controlas las que pones y quién las ve, pero no sé si eso es dar pié a que ellos lo hagan, y a veces no tienen cuidado, hay muchisimasmil fotos de niños y adolescentes y todas son parecidas, digamos que es difícil que alguien extraño coja la foto y haga un montaje como sea, pero ¿y si lo hacen sus conocidos? 

Qué pasa si un amigo coge esa foto que ha mandado tu hijo sacando la lengua ( por ponerlo fácil) a un grupo wasap y la pasea por todo el colegio diciendo que hablaban del profe de mates?

¿Y te has planteado si las que subes ahora les gustarán cuando tengan perfil facebook?

Nadie puede parar esto de las redes sociales ya, y nosotras nos vamos quedando atrás mientras ellos las dominan, y como en todo, enseñarles es cosa nuestra.
Dale la mano para cruzar, la carretera, y las vías virtuales, sientate con él, con ella y explicale y si puedes hacerlo a los dos años, mejor que a los cuatro.
Les dejas jugar y manejar tu móvil o la tablet donde ve los dibujos, pero antes de que te des cuenta habrán encontrado la manera de abrir esta caja de Pandora que tenemos entre manos, y entonces tenemos que estar ahí preparados.

Cuando Pablo era pequeño decidí que era una buena idea “premiarle” una vez a la semana con algo que le gustase, 
Los motivos… bueno, da igual, unas veces llegaba el regalo, y luego buscaba el motivo, o lo buscaba él, otras veces aprovechaba cualquier cosa para decir “eso se merece un regalo”.

image

En el colegio me dijeron que siempre era útil que los niños aprendieran en casa algo diferente de lo que les enseñan allí, pero sobre todo algo que les gustara, 
Diferente, por que si tu les enseñas lo del curso siguiente, cuando les toca, se aburren, y les cuesta más “portarse bien” y hacer ejercicios de una cosa tan fácil que ellos ya sabían.

Que les guste, porque si no…. 

Y si puedes jugar o leer con tu peque ya es la caña.

Así yo junté las cosas y Pablo aprendió un montón sobre la colección del momento. 

Ahora sale una de dinosaurios que hasta me dan ganas de empezarla, 

image

Libro y dos dinosaurios, cada semana, y algún extra!!

Planeta DeAgostini hace las cosas así de bien

Mira la presentación, y descárgate el fascículo 0

pincha aquí.

Entonces ¿qué? quieres verla? pues deja un comentario, que puedes ganar dos entregas de la colección. 


Con lo bien que quedan los dinosaurios en las piernas de tu niño o en tu bolso!!

image

El sorteo empieza hoy y cerramos el viernes que viene. Eso si, para España solo, a ver si hay suerte y podemos ampliarlo el año que viene.

No sueño con un hijo premio nobel ni una hija que acabe con la crisis. Sueño con que sean felices